Me enamoré de tí

Loving couple holdind on the hands and sunset
M E     E N A M O R E     D E     T I

Me enamoré de tí, ya no sé bien desde cuando. Llegaste aquella mañana, a principios de abril, a obsequiarme una rosa y un café. Con un saludo sutil, uno muy tímido.

Desde entonces te quedaste allí, subliminalmente grabada en mi subconsciente.
Tal vez mi interior te anhelaba cada día que pasaba, deseándo una nueva visita, un nuevo saludo, una nueva rosa.

Parecía que andabas por allí, cercana y lejana a la vez, por momentos inalcanzable. Parecía me mirabas de reojo y yo de reojo te correspondía, en mi subconsciente.

Te hiciste cercana, durante un evento para mí doloroso, en tu amistad encontré bálsamo, para reconfortar la herida abierta.

Empecé a buscarte cada día, a refugiarme en tu ternura, en tu bella dulzura, en tu mar de sonrisas, en tu viento y sus brisas.

Fuiste amistad cristalina, sin dobles intenciones, con cariño sincero, que se brinda a un amigo, en busca de abrigo.

Me diste cariño honesto, ánimo y comprensión a manos llenas. Y me enamoré de tí. No sé en que momento. Quizás fue el momento de la rosa, de la primera visita, quizás fue durante tu tierna atención, durante mi dolor, fue un poco antes de todo, quizás desde otra vida.

Y me enamoré de tí, tal vez sin quererlo, tal vez queriéndolo con todas las fuerzas de mi alma, sin yo saberlo.

Y me enamoré de tí, de tus tiernas sonrisas, de nuestras charlas sin prisas.

Y busqué tantas maneras, inventé tantos versos, diseñé tantos momentos, para que lo supieras, sin que te dieras cuenta, sin que lo notarás.

Y me enamoré de tí, de la mujer bella, de la mujer sincera, de tu abundante dulzura y a veces hasta de tu inesperada locura.

Y el día menos esperado, tuvimos nuestro momento, un momento no planeado, uno despojado de toda cordura, de toda etiqueta, de todo miedo, de toda incertidumbre. Momento de tierna locura, de desbordada pasión, de clímax eterno.

Y me enamoré de tí, de la mujer apasionada, de tu desbordante deseo, de tu impresionante entrega.

Y me enamoré de tí, un poco más cada día, cada hora y cada minuto.

Y le confesé a la luna, que por tí ya me moría, de las ansias que por tí sentía, y del intenso deseo de por tí ser correspondido.

Y me enamoré de tí, del amor correspondido, de tus bellas palabras, de tus bellas frases, de las frases simples, de las frases complejas, de los pequeños momentos, de todas las horas compartidas, de toda nuestra pasión desbordada.

Y me enamoré de tí, así, sin más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s